Ansiedad: rabia o depresión?

ansiedad rabia tristeza depresión panizo anamaya espacio consciente barcelona terapias alternativas y naturales cursos de reiki

El trastorno de ansiedad es un conjunto de emociones y sensaciones que desarrollan síntomas de diferente entidad y tipología. En la mayoría de los casos podríamos decir que estos síntomas y emociones se agrupan en dos grandes ramas: la rabia y la tristeza. En algunos casos cuando experimentamos síntomas de ansiedad según el tipo de carácter que tenemos podemos llegar a sentir enfado, frustración, rabia. Mientras que en otros casos lo que empezamos a generar de manera silenciosa y oculta es una depresión. Como decíamos eso depende mucho de la personalidad de cada uno, de la sensibilidad con la cual se viven las situaciones y los acontecimientos de la vida, del carácter y las experiencias de cada persona. He podido comprobar en mi experiencia que hay, por norma general, dos maneras de enfrentarse a la ansiedad y el estrés. Aquella persona que es más de índole  nerviosa, hiperactiva y tensa, casi siempre vive las cosas desde el enfado, desde la rabia. Mientras que aquel que es de carácter más sumiso, dócil y más propenso a la adaptación, vive desde el desanimo o negatividad y tristeza.

Recordemos siempre que lo que somos hoy es fruto de nuestras experiencias de vida, nuestra educación y la influencia de la sociedad. Así que recuerda bien como viviste en tu infancia, en tu entorno familiar, en tu escuela, en tu grupo de conocidos y amigos. Tuviste una educación muy estricta y un excesivo control? o más bien fuiste poco considerado en tu entorno y te sentías invisible? Cada uno de nosotros tiene sus pequeños traumas emocionales, es totalmente normal, no hay que avergonzarse ni rechazarlos, es la naturaleza humana. Pero sí que puede ser muy útil y enriquecedor tomar consciencia de ellos para poder hacer un proceso de autoconocimiento y superarlos.

Si estamos viviendo un momento de ansiedad, hay que tener en cuenta que la causa que nos lo está provocando (la que nosotros vemos) es una causa ficticia, no verdadera (me han despedido del trabajo, mi pareja me ha dejado, etc.), podríamos decir que es el desencadenante, pero como siempre detrás hay una situación no solucionada en un pasado más antiguo que se está representando ahora con otra mascara. Así que si tomando consciencia de como estamos viviendo esta ansiedad podremos volver al origen, a lo que nos ha marcado en pasado y nos será más fácil situarnos en la actualidad. Te invito a preguntarte: Como estoy viviendo esta ansiedad? cuales son los síntomas físicos que manifiesto? cuales son mis emociones y sentimientos? estoy triste, deprimida o mas bien enfadada y rabiosa con el mundo? Todo me pone nerviosa y mis mismos síntomas me dan rabia? o todo me da igual, me parece todo inútil y sin sentido?

La consciencia de este diferente enfoque de la situación puede ayudarnos a comprender mucho de nosotros mismos y a tomar la distancia necesaria para ver nuestro estado de animo y nuestra elección de reacción respeto a la situación. Porque digo elección de reacción? porque no tenemos que olvidar nunca de que nuestro libre albedrío es el que nos permite decidir como reaccionar frente a un estimulo, lo cual es más fácil si nos conocemos y somos conscientes de cuales son las dinámicas que están detrás de nuestro comportamiento.

En ambos casos, es útil un análisis de nuestro estado de animo, nuestras emociones e incluso pensamientos y palabras. Como me siento? Que es lo que mas me molesta y que emociones me provoca? Que me recuerda esto?

Y una vez que hemos identificado como estamos viviendo este momento:

Puedo hacer algo para cambiar este enfoque? Puedo transformar mi actitud frente a esta situación para que sea más agradable?

Toma distancia y miralo como si le pasara a otra persona, que le aconsejarías?

Y te propongo ahora dos nuevos enfoques:

Rabia, enfado, panico: haz ejercicios de respiración, relajación y meditación. El nuevo enfoque para ti será el de la calma, toma distancia de la situación después de haber hecho unos ejercicios de relajación y mira desde otro punto de vista: – preocuparte o enfadarte sirve a solucionar esta situación? que es lo que concretamente podrías hacer para cambiarla (y no te pongas limitaciones)? cuales son las acciones que puedes emprender para transformarla? Escribelás en una lista y empieza a actuar! Todos los impedimentos que veas en esto, son tus miedos y limitaciones, si encuentras dificultad preguntare cual es tu prioridad, tu felicidad y bienestar o seguir como estás?

Tristeza, desprecio y apatia: sal de casa, haz una actividad al aire libre, posiblemente cerca de la naturaleza. Si el mal tiempo te lo impide, puedes buscar una actividad en casa que te motive, un hobby que te guste, te de curiosidad probar o experimentar. Lee, escribe, juega, crea algo, pasea, haz deporte, haz cualquier actividad que te distraiga durante un tiempo. Si no tienes ganas, hazlo igualmente! Una vez hayas podido hacer el primer pasito y te sientas un poco mas animada, también puedes hacer un ejercicio de meditación o relajación o una meditación guiada. Después pregúntate: llorar y desesperarse te ayudará a resolver la situación? prefieres estar mirándola y contemplando lo desgraciada que eres o darle la vuelta a la tortilla y encontrar el modo de transformar esta situación? pues te propongo lo mismo: haz una lista de todas aquellas cosas que puedes hacer para que la situación cambie y hazlas! sin excusas!

Todo es cuestión de voluntad! Cuando nos encontramos estancados en una situación es porque lo que está inmovilizada es la voluntad: recuerda que cuando decimos “no puedo” en realidad estamos diciendo “no quiero”. El ser humano no tiene limite alguno, los limites los crea nuestra cabeza, así que simplemente elige estar bien, elige ser feliz, elige vivir una vida fácil y esto vendrá a ti, si tienes voluntad!

Lorena Giocasta

terapeuta energético-emocional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *