La voluntad, el motor de todo!

Cuando estamos en un proceso de crecimiento o sanación interior, muchas veces encontramos obstáculos que nos dificultan el avanzar. Éstos obstáculos nos parecen enormes, imposibles de superar. Creemos que no lo vamos a conseguir y nos llenamos la cabeza de: – No puedo, no lo consigo, es muy difícil, no voy a poder….- seguramente te has preguntado varias veces porque algunas personas consiguen lo que se proponen y otras no. Te habrás parado a pensar porque aunque te esfuerces mucho para sanarte o para lograr un objetivo hay veces que no lo consigues. Cuando sucede esto la frustración se apodera de ti, entonces todo se hace mucho más difícil y muchas veces te entran ganas de renunciar y quedarte con lo que ya tienes y conoces. Transformar nuestras vidas sea para sanar de alguna enfermedad, de algún estado psico emocional, o simplemente avanzar en nuestro propio crecimiento, puede ser un gran desafío. Depende mucho de cómo lo vivimos, de nuestra sensibilidad, de nuestro bagaje cultural y educativo, de nuestras experiencias y sobre todo de nuestra forma de ver las cosas, el mundo y la vida. Por esto cada uno tiene un proceso distinto según su propia sensibilidad, por esto a veces es muy difícil comprender el otro o comprendernos a nosotros mismos.

Sucede lo mismo en un proceso de sanación o eliminación de la ansiedad y el estrés, cosa que a veces nos empuja a elegir la solución más fácil y rápida: una medicación con pastillas que ayuda a aliviar los síntomas, aunque somos conscientes de que no estamos resolviendo las causas. Porque a veces nos parece tan difícil superar estos obstáculos? La respuesta está en que no tenemos un profundo conocimiento de estos obstáculos, los creamos nosotros y sin embargo no sabemos de dónde vienen como actúan y porque lo hacen? Éste desconocimiento es el que nos hace asustarnos, cansarnos y renunciar a nuestro objetivo de sanación. Los obstáculos de los que hablamos no son nada más que nuestras creencias limitantes y nuestros miedos. Como ya hemos hablado otras veces en este mismo blog, las creencias limitantes son todas aquellas convicciones y pensamientos que se han creado a lo largo de nuestra vida, debido a nuestra educación, nuestras experiencias y toda influencia externa. Tanto las creencias limitantes como los miedos son ficciones creadas por nuestra mente influenciada por todo el exterior, ellas contribuyen a mantenernos a salvo en nuestra zona de confort, no tenemos porque juzgarlas simplemente aceptar este hecho como una característica del ser humano. Ellos nos mantienen a salvo de cualquier situación que nuestro inconciente considera peligrosa para nuestra vida. Una vez que hemos tomado consciencia de estas creencias limitantes y de nuestros miedos, siempre es bueno trabajarlos terapéuticamente para disolverlos y transformarlos y para dejar espacio al motor de toda transformación: la voluntad. La voluntad y el líber albedrío son los que nos hacen seres muy especiales, son dos características que permiten al ser humano cumplir sus propios personales milagros. Ellas nos permiten transformar nuestra realidad y lograr todo aquello que deseamos, si sabemos cómo activarlos y aprovecharlos. Te estarás preguntando y como hago para activar mi voluntad? Antes que nada tienes que ser consciente de que tú y solo tú puedes activarla, de que solamente tú puedes dirigir tu libre albedrío y tu voluntad. Esto quiere decir que somos seres totalmente libres de hacer nuestras elecciones, tomar nuestras decisiones. Absolutamente nadie nos obliga a hacer aquello que no queremos. Para tomar consciencia de esto hay que salir del rol de víctima, en el cual mi voluntad es anulada o mejor dicho anulo mi voluntad para que otra persona dirija mi vida. Mi libertad acaba donde yo decido que acabe, si alguien se aprovecha de mí es porque yo le dejo, porque anulo mi voluntad y mi capacidad de decidir. Recordemos siempre que de forma inconsciente muchas veces nos metemos en el rol de víctima porque de ésta forma nos sentimos justificados en nuestros fracasos, como si la responsabilidad fuera de otra persona. Pero la verdad es que nuestro inconsciente nos está poniendo ésta excusa para no avanzar y no crecer. Así que es fundamental salir de este rol para poder despertar esta voluntad interior. Hay que atreverse a coger las riendas de nuestra propia vida, cuando la responsabilidad es enteramente nuestra puede dar miedo, pero también da poder, poder sobre nuestras vidas, poder para transformar nuestras vidas.

Ahora te pregunto: cual es tu prioridad en la vida? quieres de verdad vivir la vida que deseas? O prefieres conformarte con lo que hay? Es básico tener claro cuál es nuestro objetivo y nuestra prioridad, para poder despertar esta voluntad. Y así como es básico tener consciencia de que todo aquello que pensamos, sentimos, decimos y hacemos conlleva una carga energética responsable de todo aquello que nos pasa, cómo explicamos en el artículo El poder del pensamiento. Una vez que tenemos controlados estos inputs hacia el exterior, a través de afirmaciones positivas y motivadoras tanto en nuestros pensamientos, como en nuestras palabras, iremos a trabajar la autoconfianza y la confianza en la vida. Recordemos siempre que el juicio hacia los acontecimientos que nos suceden en la vida no nos permite fluir con ellos ni aprender de ellos. Mantengamos siempre en equilibrio esta tendencia al juicio, intentando aceptar lo que nos sucede como aprendizaje. Fijemos nuestra objetivo y confiemos en que se va a cumplir, sin miedos ni prejuicios. Si tu objetivo es cambiar de trabajo porque el que tienes no te satisface, empieza transformando todas aquellas creencias limitantes sobre el trabajo: como por ejemplo hoy en día es difícil encontrar trabajo, soy muy mayor para encontrar un nuevo trabajo, hay crisis, etc… Y piensa en cuantas acciones puedes hacer, gracias a tu voluntad, para que este objetivo se cumpla: hacer un nuevo currículum, contactar empresas que busquen personal, hablar con amigos y conocidos, buscar nuevas formas de encontrar trabajo como las apps o Internet. Todas las acciones que cumplirás para este propósito dependerán de tu voluntad de cambiar trabajo. Y si de verdad usas tu voluntad no existirá obstáculo que te pare, porque has tomado tu decisión y todo lo que vas hacer será en función de ello. No permitas que nadie te ponga más obstáculos o te frene en tu camino, no dejes influenciarte por los demás, porque los que lo hacen también son víctimas de ellos mismos y de sus miedos, así que no caigas en la trampa. No tengas miedo en alejarte de consejos basados en el miedo, no tienes ni porque justificarte, quien te ama te aceptará por como eres. No tengas miedo de sentirte excluida por tus decisiones o por tus acciones, tu vida es solamente tuya nadie puede decidir por ti ni influenciarte. Despierta tu poder interior y despierta el Dios que está dentro de ti y cumple milagros en tu vida.

 

Lorena Giocasta

Terapeuta energético-emocional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *